martes, 28 de febrero de 2017

El alien big cat de Valladolid que nunca fue…

Estos últimos días hemos tenido noticia de un caso curioso: la posible presencia de un felino desconocido de grandes dimensiones en una zona rural de la provincia de Valladolid, un hecho que algunos seguidores del misterio han querido identificar con el fenómeno de los alien big cats mientras que-para otros-no pasaba de ser una mera confusión con algún animal no identificado o incluso una falsedad, sin más.

Lo cierto es que la noticia ha generado cierto interés –tanto a nivel local como nacional – demostrando una vez más el poder que tienen las redes sociales. Vamos a repasar la historia desde el principio.


Durante la semana del pasado 20 de febrero empieza a extenderse un rumor en el municipio vallisoletano de Montemayor de Pililla, pequeña localidad de unos mil habitantes situada al sur de la provincia. Se cree que algunos vecinos han visto un felino desconocido (tal vez un jaguar) en los pinares de la zona y dan aviso a las patrullas del Seprona de la Guardia Civil, procedentes de Peñafiel, cuya presencia alerta a los ciudadanos, disparando las más diversas especulaciones.

Comienza a creerse que un felino escapado de una finca cercana se pasea por las afueras del pueblo, habiendo matado un caballo y varios perros en su camino. La alarma social, como era de esperar, provoca que las autoridades de Montemayor se interesen por el asunto y comiencen a buscar explicaciones, solicitando ayuda al instituto armado.

Imagen difundida del
supuesto jaguar
En declaraciones a Europa Press, el alcalde de Montemayor, Iván Velasco, se sorprende por la experiencia vivida, sintiéndose abrumado por los centenares de llamadas y mensajes enviados por los vecinos haciéndole partícipe de su temor. «Los vecinos me comentaban que no iban a salir a las calles, ni andar con la bici, ni salir a pasear con los perros. Tenían miedo por todo lo que se comentaba y por las imágenes  que circulaban por twitter y facebook», comenta.

En efecto, el momento álgido de temor se produce cuando se publica la fotografía de un felino supuestamente obtenida en la zona por un vecino. El miedo entre la población va en aumento, así como el caos y la desinformación…

El 23 de febrero, el alcalde publica un bando en el que comunica que "dada la gravedad de la situación” y ante la posibilidad de que exista un felino suelto, se pide a los vecinos que extremen las precauciones mientras se averigua qué ha sucedido.


Esto no hace más que reafirmar las especulaciones entre la población, mientras que las redes sociales  publican todo tipo de rumores y noticias contradictorias sobre el caso, exponiendo las teorías explicativas más contradictorias, desde el falso rumor, al alien big cat, pasando por el jaguar escapado de una finca especializada en cacerías ilegales.

La situación en la comarca es cada vez más tensa y el Ayuntamiento de otra población cercana, Traspinedo, también emite un bando advirtiendo de la posible presencia de un jaguar escapado de Montemayor.

A última hora del jueves 23, y ante el cariz de la situación, tanto la Subdelegación del Gobierno como la Guardia Civil desmienten la existencia del felino en sendos comunicados. La Subdelegación indica que, tras las indagaciones hechas por los agentes, ningún vecino de la zona ha confirmado haber visto al animal. Incluso la Guardia Civil ha registrado una finca de la comarca –de donde presuntamente procedería el jaguar- con resultado negativo.





Poco a poco fue volviendo la razón a la zona, sobre todo cuando no se tenían más o mejores noticias del animal y se supo que la fotografía publicada correspondía a un caso ocurrido en México…Ante esto, el caso del jaguar de Valladolid desapareció de los medios y las redes tan rápidamente como llegó. Del felino nada más se supo y sólo nos dejó un amargo regusto a pérdida de tiempo, revuelo sin sentido y mal uso de las redes sociales.



Iker Jiménez también se ha hecho eco del asunto. En su videoblog, relaciona estas supuestas apariciones de alien big cats  con la explicación más razonable: la organización de cacerías ilegales en fincas privadas. El investigador acaba, como no podría ser de otra manera, con una llamada de atención sobre el poder de las redes sociales en lo que califica como un nuevo episodio que recuerda muy de cerca aquélla emisión radiofónica de La guerra de los mundos, ideada por el genial Orson Welles en 1938 . Para reflexionar, sinceramente…





No hay comentarios: